638 067 316 91 505 40 25
Lunes, 11 Julio 2016 09:24

Entrevista a Manuel Piñeiro, experto en Tecnologías Sin Zanja

Valora este artículo
(0 votos)

 

 

En el sector de las tecnologías sin zanja, I.S.T. GmbH es, sin duda, uno de los grandes referentes internacionales. Aprovechamos la presencia en IFAT 2016 de Manuel Piñeiro, Coordinador de Negocio y Estrategia para la Península Ibérica y América Latina, para repasar con él la situación que atraviesa este sector en nuestro país y las principales ventajas que las tecnologías sin zanja nos ofrecen.

 

 

IST Ibérica es la filial para España, Portugal y América Latina de I.S.T. GmbH, fabricante y distribuidor de una amplia gama de exitosos productos para el saneamiento de canalizaciones sin zanja. Manuel, como experto en la materia ¿qué importancia tiene la tecnología en la aplicación de los sistemas sin zanja?

El correcto mantenimiento continuo de las redes de abastecimiento y de saneamiento es de vital importancia para la sociedad, ya que ambas infraestructuras son pilares de nuestra vida cotidiana, en un mundo con tendencias cada vez  más urbano.  

La tecnología sin zanja prolonga la vida útil de las tuberías existentes, reduce el impacto medioambiental de las propias reparaciones así como los inconvenientes propios de las obras, evitando posibles accidentes con las zanjas tanto para el tráfico, como para los viandantes, vecinos o comercios colindantes. Es una suma de factores positivos que ayudan a la sostenibilidad de la gestión de redes e infraestructuras y por supuesto nada de esto podría hacerse si no utilizamos la tecnología necesaria. 

 

¿Qué equipos son imprescindibles para la inspección y rehabilitación de tuberías sin zanja? 

Sin duda, es imposible aplicar los sistemas sin zanja sin disponer de los equipos tecnológicos necesarios. Intentaré hacer un resumen de los imprescindibles.

El cometido de cualquier tubería es trasportar un producto líquido de un punto otro, de ahí que la primera condición que debe cumplir una tubería es ser estanca, para comprobarlo se requieren obturadores y equipamiento para realizar las pruebas de estanqueidad oportunas, definidas por la normativa UN EN 1610

Para verificar el estado interno de las tuberías tras limpiarlas con equipos hidrodinámicos es necesario realizar una inspección óptica. Para ello se utilizan equipos de inspección CCTV con circuito cerrado que se desplazan dentro de las tuberías con  tractores robotizados de diferentes tamaños según los diferentes diámetros; Para grabar el estado de las tuberías y poder analizarlo más tarde por los técnicos se utilizan software especialmente desarrollados  para esta actividad. 

Una vez localizadas y clasificadas las incidencias, roturas, juntas en mal estado, etc.,  habrá que decidir el mejor método  de subsanarlos. En el caso de una decisión a favor de un encamisado con manga continua es necesario contar con equipos de instalación que, dependiendo de la metodología elegida, suelen ser: 

  • Para manga de fieltro con curado térmico: mesa de calibración, inversor, caldera de agua o vapor además sus equipos colaterales.
  • Para la manga de fibra de vidrio  pre-impregnada para curado con rayos ultravioleta: cabrestante de tiro, equipo de curado UVA dotado de la cadena lumínica con la potencia  adecuada para  el diámetro a reparar y su espesor, y compresor/soplador adecuado, además de sus equipos colaterales.


En aquellos lugares donde nos encontramos con acometidas laterales al tubo, deberemos contar además con un robot fresador para localizar los puntos de acometidas y abrirlos tras la  instalación de la manga.  Lo idóneo sería sellar estas acometidas laterales con sombreretes. 

Por último, si se sellan los extremos de las mangas con manguitos metálicos con juntas de goma, conseguiríamos un encamisado perfecto, sellado y estanco en sí mismo.


 

 

La sede central de IST se encuentra en Bochum (Alemania), un país con gran tradición en tecnología sin zanja. Sin embargo, su aplicación en España está resultando algo más lenta, ¿cree que la tecnología sin zanja está suficientemente extendida en nuestro país? ¿Se nota algún cambio de tendencia en el mercado?

La implantación  de las tecnologías “medioambientales” dentro de las que se encuentra la rehabilitación sin zanja, comenzó en los países centroeuropeos bastante antes que en la Península Ibérica, pero desde comienzos de la década de los 2000 hemos recorrido un gran camino cuyo desarrollo se vio truncado por la crisis económica. Aun así durante la crisis tanto en España como en Portugal la rehabilitación de tuberías sin zanjas ha sido uno de los ramos con un buen índice de crecimiento constante. 

Comparando la red de instaladores por habitante en la Península Ibérica con los países centroeuropeos, queda un margen de crecimiento muy superior al que otros ramos pueden ofrecer. 

 

Por su experiencia en el mercado internacional, ¿el potencial cliente en nuestro país es conocedor de estos sistemas o por el contrario son totalmente ajenos a sus ventajas? ¿Es fácil vender sistemas sin zanja?

Aunque desde comienzos del año 2000 todos los implicados hemos realizado un gran esfuerzo,sigue siendo difícil transmitir las ventajas de la “rehabilitación sin zanja” en nuestro país a las entidades privadas. En las entidades públicas es diferente, en ellas crece poco a poco la presencia de nuevas generaciones de ingenieros para los que cualquier tecnología que aporte un aumento de sostenibilidad económica y medioambiental  son una opción real. Con el aumento gradual a puestos de responsabilidad de estas nuevas generaciones, aumentará automáticamente el grado de aceptación de las tecnologías sin zanja en entes públicos. 

 

¿Podría ser que la resistencia del cliente español se deba principalmente al desconocimiento de las ventajas que ofrece este servicio? 

Sin duda alguna 

 

Basándonos en su respuesta anterior, ¿qué deberíamos hacer las empresas del sector para promocionar su uso?

Creo que deberíamos aumentar el grado de cooperación entre todos los actores más allá de nuestra rivalidad como competidores, tirando todos de la misma cuerda, instaladores,  distribuidores y fabricantes, apostando por la formación de profesionales del sector, cooperando con institutos de formación profesional y facultades del ramo. 

 

¿Cuál es ventaja principal que le indica a un  cliente indeciso para convencerle de  que apueste por las tecnologías sin zanja frente a las tradicionales?

Erróneamente suele ser el precio, debido a que la mayoría de las veces al cliente le resulta complicado valorar económicamente las ventajas de la obra sin zanja, reducción  tiempo de las intervenciones, reducción de las molestias acústicas tanto para los vecinos colindantes  como para los comercios de la zona e incluso eliminamos los posibles accidentes propios de la obra tradicional con zanja.

 

Y para terminar, ¿cuál cree que es el futuro de las tecnologías sin zanja en nuestro país? 

Sin duda, creo que estas tecnologías tienen un gran futuro en nuestro país. 

Por una parte tenemos un país donde el agua juega un papel más importante que en los países nórdicos, porque es más importante para nuestra cultura y porque también suele ser más escasa, y por otra, nuestra red necesita una renovación mayor, ya la necesitaba a finales de los años 90. Las obras de infraestructuras rápidas del “boom” de la construcción, durante más de una década, han dejado muchas tareas pendientes. 

En resumen, ambos factores hacen prever un volumen de  creciente actividad en obras sin zanja para las próximas décadas. 

 

En GSC Desatascos y Obras estamos de totalmente de acuerdo, las tecnologías sin zanja representan el futuro. Nos ofrecen productos y procesos cuyo potencial es muy superior al de otros sistemas. Sin duda, las tecnologías sin zanja sustituirán a otros sistemas más convencionales.

 

Visto 901 veces Modificado por última vez en Lunes, 11 Julio 2016 10:29
    • No se han encontrado comentarios
    Añadir comentarios
    Rehabilitación de tuberías sin zanja
    Robor fresador
    Rehabilitación de tuberías por tramos (packers)
    Inspección con Cámara CCTV
    Desatrancos
    Obras de pocería tradicional