Después de haber disfrutado a tope de la piscina este caluroso verano, se acerca el final de la temporada y te preocupa cómo mantener piscina en invierno.

Hace unos años está opción era muy costosa, pero ahora gracias a los sistemas de invernaje puedes mantenerla en invierno sin apenas esfuerzo. Al realizar un buen invernaje, ahorrarás tiempo y dinero en la puesta en marcha de la piscina en la próxima temporada y evitarás la congelación de los mecanismos y del agua.

 

Mantener el agua en buen estado

Para poder reutilizar el agua de la piscina de una temporada a otra es necesario seguir un tratamiento de cloración de choque con el fin de mantener el agua limpia. Hoy en día existen distintos productos en el mercado que se añaden al agua y te olvidas.

Además es necesario hacer funcionar la depuradora varias veces en semana para ayudar a este proceso, y así además evitamos que se engarrote por la falta de uso, algo bastante habitual.

Muy importante, si no tienes una lona para cubrir la piscina, tienes que limpiar frecuentemente las hojas o cualquier objeto que caiga en el agua para evitar la formación de algas.

 

Colocar lonas o cobertores opacos

Sin duda, la opción más cómoda y sencilla de mantener piscina en invierno, es colocar una lona o cobertor opaco que evitará que el agua se ensucie y crezcan algas, y reducirá las posibilidades de congelación. Además si el cobertor dispone de una línea central perforada para evacuar las aguas pluviales, mucho mejor.

En este caso, también es necesario poner en marcha la depuradora de vez en cuando para que no se engarrote, como hemos explicado antes.

Si no tienes posibilidad de poner una lona para cubrirla, puedes dejar un objeto flotante (flotador, garrafa de plástico, etc.) dentro de la piscina que evitará la congelación del agua al moverse continuamente, especialmente en zonas de climas muy fríos.

 

 

Puesta a punto 

Llega de nuevo el calor y las ganas de volver a usar la piscina, y gracias al sistema de invernaje es realmente sencillo ponerla a punto.

Lo primero que tienes que hacer es aclarar el cobertor para eliminar el polvo que se haya acumulado en estos meses, después lo retiras y lo dejas secar: Una vez seco, se dobla y se guarda.

Ahora solo queda poner a punto el agua para poder bañarse de nuevo. Ajustas el ph del agua (el valor ideal para el agua de una piscina está entre 7 y 7,2), añades cloro y pasas el limpia fondos para eliminar cualquier suciedad que haya caído por la zona perforada.

 

Gracias a estos consejos para mantener piscina en invierno, ahorramos agua, nos evitamos los trabajos de limpieza y mantenemos la estética de la piscina. Ya solo queda disfrutar de la piscina de nuevo.

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

Se usan para saber si ya aceptaste nuestras políticas, si ya estás suscrito a nuestra newsletter, para reconocer el estado de tu sesión si la tuvieses y para servir más rápidos los contenidos.

No se captura IPs ni siquiera para el servicio de Analytics así que tu visita es anónima.

gdpr

Publicidad

Terceros

Usamos cookies de terceros con servicios, también garantes de tu privacidad, que analizan tus usos de navegación para que podamos mejorar los contenidos, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales y el formulario de comentarios.

No se captura IPs ni siquiera para el servicio de Analytics así que tu visita es anónima.

_ga, _gid
_ga, _gid

Otros