A puntito estamos de celebrar la Navidad y el equipo de GSC  está  realizando una inspección con cámara CCTV en una piscina en el distrito de Hortaleza (Madrid) para revisar el estado de las tuberías, ya que sufre graves pérdidas de agua.

Aprovechando que la piscina está vacía, podemos realizar la inspección CCTV rápidamente sin apenas molestias para el cliente. Así, cuando llegue la temporada estará en perfectas condiciones.

Lo que podría parecer un grave problema con una solución complicada, se convierte en sencillo si eliges  una empresa especializada en sistemas sin zanja que dispone de la tecnología necesaria para este tipo de trabajo.

 

Cómo se realiza una inspección con cámara

Para realizar una inspección con cámara CCTV es imprescindible contar con un robot de diagnóstico que accede por cualquier tubería para localizar el problema desde el interior del tubo.

Estos equipos llevan incorporada una cámara CCTV para registrar las imágenes internas de las tuberías, lo que nos va a permitir obtener un diagnóstico completo para localizar la avería.

Lo primero que debemos es introducir la cámara por una arqueta que de acceso a la tubería y hacerla avanzar por el tubo para ir grabando en directo las imágenes. Una vez finalizada la inspección se prepara un estudio de soluciones que se entrega al cliente junto con la grabación y el informe de la inspección ralizada.

 La principal ventaja de este sistema es que nos permite localizar el problema rápidamente y sin necesidad de romper el vaso de la piscina, lo que a su vez se traduce en un ahorro en los costes.

Sin duda la inspección con cámara CCTV tiene múltiples aplicaciones. Ya sabes, si tu piscina tiene graves pérdidas de agua, llámanos y quédate tranquilo.