Todos somos conscientes de la importancia del agua en nuestras vidas y de la problemática de la escasez de la misma, por eso es importante prestar atención a la posible reutilización de las aguas residuales domésticas como posible solución al problema.

Todo indica que si la población mundial sigue creciendo al mismo ritmo, en el año 2050 seremos unos 9.200 millones de personas, lo que supondrá un gasto de agua potable imposible de sostener.

Según el último informe de Naciones Unidas, 7.000 millones de personas sufrirán escasez de agua para el año 2050. Con este desolador panorama por delante, la posibilidad de reutilizar las aguas residuales domésticas se hace cada vez más necesaria.

En el informe de la ONU del año 2017 «Programa Mundial de Evaluación de los Recursos Hídricos (WWAP)» ya se mencionaba la importancia de la reutilización de las aguas residuales domésticas en la economía circular, en la que el desarrollo económico se equilibra con la protección de los recursos naturales y la sostenibilidad ambiental, y donde una economía más limpia y sostenible tiene un efecto positivo en la calidad del agua.

Es decir, la reutilización de aguas residuales es de momento, la medida más inteligente para la disminución del consumo indiscriminado de agua potable.

¿Qué son las aguas residuales domésticas?

Las aguas residuales domésticas se denominan aguas grises y son las aguas que se generan en los procesos diarios de un hogar, como la limpieza, el uso de lavadora, la ducha o baño, etc. Estas aguas tienen una carga contaminante inferior a las aguas residuales y como su tratamiento es más simple, pueden ser regeneradas para reutilizarse como agua de riego de jardines o en la carga de cisternas de inodoros.

 

aguas residuales domesticas

Eso si, no hay que confundir la reutilización de estas aguas con las de consumo humano. En España está prohibido aprovechar las aguas residuales para el consumo humano, así se establece en el Real Decreto 1620/2007 que hace referencia al régimen jurídico para la reutilización de aguas residuales.

Sin embargo, está demostrado que la reutilización de las aguas residuales domésticas supone un importante beneficio desde un punto de vista medio ambiental y al mismo tiempo que supone un ahorro en el consumo de agua.

Ventajas de su aprovechamiento

El importante ahorro de agua potable unido al ahorro económico que supone la reutilización de las aguas grises es en si mismo razón suficiente para instaurar esta práctica en nuestros hogares y empresas.

Por poner un ejemplo sencillo: con la cantidad de aguas grises que se generan en una vivienda de 4 personas, tendríamos agua reciclada para el uso del inodoro de todo un año y para el riego diario del jardín.

Pero vamos un poco más lejos, si en un hogar medio conseguiríamos ahorrar entre un 30% y un 45% del agua potable, imagínate el ahorro que se produciría si los sistemas de reutilización de agua se instalasen obligatoriamente en hoteles, piscinas, campings, etc.

En estos entornos vacacionales el consumo de agua potable es mucho mayor, por lo que exponencialmente el ahorro también lo sería. Además, en las zonas de playa donde suelen estar ubicados, es habitual que las necesidades de agua sean aún mayores. En resumen, la ecuación es bastante clara.

Cómo reutilizar las aguas grises en tu hogar

Para ello existen ya en el mercado equipos de reutilización de aguas grises. En realidad son pequeñas plantas depuradoras a nivel doméstico, que consiguen devolver las aguas una vez tratadas, para su uso doméstico. Tan solo tienes que investigar un poco para ver cual es la mas adecuada a tus necesidades.

Instalarlas no supone un fuerte desembolso económico y sin embargo las ventajas son enormes y además inmediatas.

En pleno siglo XXI es necesario cambiar nuestros hábitos diarios, y además de promover el ahorro energético es necesario apostar por nuevas medidas que nos ayuden a realizar un consumo sostenible de los recursos naturales. Y la reutilización de las aguas residuales domésticas es una de ellas.